martes, 24 de diciembre de 2013

Leyenda de Navidad

Podría levantarme un día más de una cama grande y caliente y no sentir el calor que deja tu cuerpo cuando te vas por las mañanas. Podría levantarme, preguntar si hay alguien en casa y que sólo obtuviera un silencio como respuesta. Podría caminar hasta la cocina y encontrarme los cacharros sin limpiar, las tazas con Cola Cao reseco en sus paredes y que entonces todo mi mundo se desmoronara en un segundo mientras caigo en la cuenta de que ya te has ido para siempre, de que me has asesinado en sueños.

Podría, pero ya te marchaste hace tiempo sin tan siquiera enterrarme mientras dormías.

No supe reaccionar. Las mariposas que revoloteaban a mi alrededor estaban tan desconcertadas como yo. Transidas de locura, chocaban entre sí, danzando sin sentido mientras yo simulaba que aquella despedida tuya había sido una despedida como cualquier otra. Y entonces se sucedieron los días y los amaneceres fríos, los viajes en autobús con los cristales llenos de vaho, las noches con llamadas desesperadas donde reclamaba una y otra vez tu presencia.

Poco a poco las mariposas fueron abandonándome; me quedé más sola que la Luna, buscando el calor en los brazos de cualquiera que en mi imaginación fuera capaz de quererme tan maldita como estaba. Pero nadie me quiso nunca. Fue entonces cuando me invadió ese frío que congeló mis venas y arterias; el frío de una cama vacía, el frío de los amaneceres invernales, el de sentir que una camina sola en el mundo.

Y empecé a romperme.

Cuando un día volviste buscando a la chica de las mariposas encontraste a un ser sin color que apenas podía moverse del lugar en que lo dejaste. Miraba al infinito, pero no reaccionaba ante el estímulo del mundo. Era un ser mustio y fantasmal, sin aliento ni pulsación. Demasiado tarde: los muertos no resucitan.

Y entonces te rompiste tú

...junto a las tazas con el Cola Cao reseco que olvidamos en la cocina.


1 comentario:

  1. Yo pienso que aunque la luna este sin sol. Hay ciertas amistades que darán su luz para mantenerte iluminada tras tanta oscuridaad, es lo que necesitas.

    ResponderEliminar

¿Qué opinas?