lunes, 26 de mayo de 2014

Last Love Song




Voy a coger las maletas, pájaro azul, y voy a irme para siempre lejos de ti y de todos los recuerdos que dejamos esparcidos por las sábanas de aquellos lugares en que nos amamos. Me llevaré el disco de Cat Stevens que me regalaste y tu recuerdo en mi piel; de esta forma te añoraré cada noche hasta que seas sólo un mal recuerdo. Tengo un nudo en la garganta con todos esos momentos difíciles con los que tuve que lidiar y me cuesta respirar, sobre todo en esas noches en las que lloro en soledad y nada puede consolarme.

Cuando me vaya ya no quedará nada de mí por las calles y el viento irá barriendo los recuerdos de mi paso por tu vida. Aunque a ti no te importará demasiado: estos nunca tuvieron un lugar en tu mente y mucho menos en tu corazón. Jamás pensaste en mí.

Dentro de ti no hay nada que erradicar de mí porque nunca pude dormir y descansar en tu corazón tranquila; nunca pude acurrucarme en tus pensamientos. Y al final conocerás a alguien nuevo, creerás que lo vivido ha sido una conquista más que tachar de tu lista y sonreirás al espejo, feliz con tu nueva vida, sin ningún tipo de remordimiento por haber llegado a la mía y haber vuelto todo patas arriba.

No. No puedes llegar, cambiarlo todo, llevarte todo lo que soy y después irte sin más, dejándome aquí desnuda sin que nada pueda calmarme.

If you don't need me
Don't leave me out in the cold
Eyes drifting by me
Like somebody you don't know
Did you think that you could just walk away
Anytime you wanted to
Cause if you don't love me
Maybe I don't love you

Mamá siempre me dijo que nunca me enamorara de alguien que me tratara como a un ser ordinario. Pero he sido una hija rebelde que ha disfrutado haciéndole ver a todo el mundo toda la razón que siempre he creído tener. Quise romper con la norma, transgredir lo convencional, creí conocerte, creí que tus actos podían justificarse y me equivoqué. Acepto la culpa que tengo yo en esta historia: la de inventar un cuento donde tú y yo éramos los protagonistas y en el que tú no mentías y eras noble. Siempre me ha gustado escribir cuentos; de hecho, aquí sigo, ya me ves, escribiendo el nuestro. Lo he titulado Lady Fantasy, como la canción de Camel.

Saw you sitting on a sunbeam,
In the middle of my daydream,
Oh my Lady Fantasy
I love you...

¿Recuerdas cuando cantábamos estos versos juntos? Ahora puedes estar tranquilo cuando pasees por las calles para ir al trabajo o cuando cojas a una bella chica de la mano para invitarla a cenar. Yo ya no estaré ahí, nunca más volveremos a cantar juntos. El camión de la basura se ha encargado de recoger los pedacitos de mi corazón que has ido rompiendo con el paso del tiempo y que yo dejaba caer sobre la acera en esos largos paseos solitarios en los que sangraba mientras vivías ajeno a todo, sin querer oír ni ver, feliz porque una vez más habías conseguido tu propósito: ninguno, sólo vivir sin pensar demasiado, sin arriesgar por nada que no fuera tu instinto o tu necesidad.

A veces, en los largos viajes en autobús, huelo tu aroma, pero es sólo mi mente que me juega malas pasadas. Tras esos breves momentos en los que me dejo llevar mientras suena Love in song en los auriculares, no dejo de pensar que he vivido una mentira que tú construiste sólo para los dos pero por pura necesidad tuya. Nunca me incluiste en el plan. Siempre fui ese objeto prescindible, el cuenco sobre el que depositar tus frustraciones, ese baile sin canción.

'Cause if you don't want me...

Maybe I don't want you.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Qué opinas?